CARTUCHOS FABRICADOS EN LETONIA (LATVIA)

Letonia es un pequeño estado situado entre el mar báltico, Estonia, Lituania y Rusia.

Su historia es turbulenta. Ha sido ocupada por Dinamarca, Rusia, Suecia, y Polonia. Finalmente, en el siglo XVIII fue anexionada al imperio ruso. A partir de 1861, se inició una campaña de "rusificación" de la población que fue contrarrestada por el nacionalismo letón. Un levantamiento fue aplastado en 1905. En 1917 contribuyen al triunfo de la revolución bolchevique. Alemania, aprovecha para invadirla totalmente en 1918.

Tras la primera guerra mundial, Letonia obtiene la independencia. En 1934 la derecha agraria toma el poder tras un golpe de estado. En 1940, la U.R.S.S. ocupa nuevamente Letonia y se la anexiona. En 1941, otra vez Alemania invade el país. Hasta 1944 no puede ser recuperada por la U.R.S.S. que inicia acto seguido un nuevo intento de rusificación. Finalmente, en 1991 se vuelve a declarar la independencia de Letonia.

Su tamaño no guarda proporción con su importancia estratégica. El mejor puerto al mar Báltico para Rusia -San Petersburgo es problemático en invierno- la capital, Riga, fue una ciudad cosmopolita y la encrucijada entre la cultura europea y la rusa.

En 1824, el armero Louis Sellier (En cirílico escrito L.Selje) establece en Praga (Checoslovaquia) una fábrica de pistones. Por la misma época, el químico Jean Maria Nicolase Bellot (M.N.Bello) hace lo mismo en Paris. En 1825 se asocian dando lugar a la conocidísima firma Sellier & Bellot.

En 1826 centralizan la producción en Schönebeck am Elbe (Alemania). En 1883 establecen otra factoría en Riga. En pocos años crece, alcanzando su cénit durante el cambio de siglo. Cerca de 200 empleados y grandes fábricas, cubrian las necesidades de la dirección de Artillería, departamento de Policía, departamento de prisiones, la dirección de Correos Telégrafos, y departamento forestal del Imperio Ruso.

Las ventas se centran en el mercado doméstico, con más de 6 millones de cartuchos para fusil y 5 para pistola y revólver. En esta época, el marcaje de los cartuchos consiste en el texto "Sellier Bellot Riga" y el calibre, pero en alfabéto cirílico: Селліеж Белло Ригд

Tras la caída del imperio ruso, Riga se convirtió en la capital de la república de Letonia. La producción tuvo quer reorientarse para satisfacer al nuevo ejército y al mercado civil, cambiando los marcajes cirílicos por "S.B.RIGA" en el alfabeto latino. A comienzos de la década de 1920, los 40.000 soldados del ejército Letón contaban con una mezcolanza de armas, básicamente rusas y británicas, sobrantes de la 1ª guerra mundial y de la guerra civil.

Agotados los Stocks de munición en este calibre, hacia 1926 la fábrica de Riga empezó a producir cartuchos en calibre .303 British con bala Mark VII para mantener en uso sus armas. En aquella época, tanto la joven Unión Soviética como la vecina Alemania parecían un peligro para Letonia, que se acercaba al imperio Británico. El marcaje evolucionó a SB R.

En 1937, se convirtió en la fábrica nacional VEROKS (), marcando los culotes con una V estilizada, las dos cifras del año y una línea horizontal dividiéndolo en dos sectores. La bala pasa a tener una envuelta bimetálica, de acero cromado y cuproníquel.
En junio de 1940, las repúblicas bálticas -incluída Letonia- son anexionadas a la U.R.S.S. Los ejércitos bálticos fueron desmantelados, y se seleccionaron los mejores 300.000 rifles y 10.000 ametralladoras para su uso en el ejército soviético. Estas armas eran en calibre .303 British y 7.92x57. Para mantenerlas en uso, Veroks sigue fabricando cartuchería para ellas. En principio son destinadas a unidades secundarias, y muchas de ellas, en manos de obreros y granjeros, colaboraron en la defensa de Leningrado.
En el verano de 1941, las repúblicas bálticas vuelven a ser invadidas por el ejército alemán, que pone a Veroks a fabricar cartuchos para sus armas.

Texto extraído y traducido de la revista "Master Gun" por ANDREY

INICIO - MENÚ       Mapa Web
Visitas:
Web alojada en los servidores de http://www.militaria.es
By: Jordi Camerón